Algunos problemas de volverse autónomos

El volverse un trabajador autónomo es un importante paso que no todos están dispuestos a tomar. Muchas más son las personas que eligen vivir con un salario que ponerse al frente de su propio negocio. Obteniendo, de esta forma, un mayor control sobre sus finanzas y sobre su vida en general.

Aunque volverse autónomo significa un gran número de beneficios, no es una decisión que está exenta de consecuencias y algunos problemas a tener en cuenta. Sin embargo, como veremos al final, son obstáculos fácilmente superables.

En los tiempos que corren, tiempos de crisis, donde la innovación está a la orden del día y muchos están considerando en volverse autónomos, es necesario también conocer un poco sobre las razones por las cuales la mayoría de las personas prefieren seguir siendo asalariados. Y hoy en Gestoría Barcelona https://www.gestoriabarcelona.cat/ os contaremos algunos problemas de volverse autónomos:

Contabilidad, facturas e impuestos

Cuando se trabaja para otra persona, prácticamente la única preocupación con respecto a los pagos que se tiene es esperar el salario cada mes y presentar la declaración de la renta, porque de la contabilidad se encarga otro. Pero, en el caso de los autónomos, se deberá llevar la contabilidad del negocio, como también tener un correcto control de las facturas y estar a tiempo con los impuestos, como la cuota de autónomos, el IVA cada tres meses, entre otras cosas.

Pero, aunque esta sea una razón de peso por la cual las personas eligen no volverse autónomos, este no es un problema sin solución. Si bien a algunas personas tienen facilidad para la contabilidad, otros, para evitarse problemas, optan por contratar a una Gestoría que los asesore correctamente, que lleve la contabilidad y que facilite lo engorroso que son los impuestos.

Tener que buscar clientes

Los clientes son una preocupación que siempre están presentes en la vida del autónomo. Cuando se trabaja para alguien más, no hay preocupación por buscar clientes, porque solo se cumple con una labor y ya está. En cambio, el autónomo, además de cumplir con la labor, deberá buscar clientes a los cuales prestarle los bienes o servicios que ofrece. Y darse a conocer no siempre es fácil.

Por lo tanto, para ser autónomo, hay que darse a conocer. Pero esto, lejos de ser un impedimento definitivo, es algo que puede superarse. Hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías y las redes sociales, los autónomos pueden darse a conocer de una forma más expedita, invirtiendo en publicidad muy poco. Publicidad en Instagram, Facebook o google ads puede ser una opción para darse a conocer siempre teniendo en cuenta el rubro y el nicho de mercado al cual se dirige el negocio.

El trato con los clientes

Ciertamente no todas las personas tienen madera para ser vendedores. Vender un producto o un servicio puede resultar en una situación e ansiedad para muchos. Para otros, en vez de resultar en una situación de ansiedad, puede ser incómodo o simplemente tedioso. Pero, de una u otra manera, al ser autónomo, se debe tratar con los clientes.

Por suerte, también gracias a los canales digitales, el trato personal con los clientes casi nunca se da —Al menos para aquellos cuyo negocio está en modalidad virtual, que es algo necesario hoy en día. Es mucho más fácil tratar con un cliente por mensajes, que de frente.

Aunque esto no es el común denominador, ya que la naturaleza de algunos negocios requiere que haya un trato un poco más personal. Y no todos se sienten intimidados por tener que tratar con los clientes. Por lo tanto, esto tampoco es un obstáculo significativo.

De la misma forma sucede con los proveedores. Porque un trato presencial, en algunos casos, podría resultar un poco incómodo, pero gracias a la maravilla de internet, todo se puede resolver más fácilmente mediante un mensaje o un voicenote. Pero, siendo sinceros, nada se compara con el trato presencial.

Las difíciles jornadas de trabajo

Quien quiera volverse un trabajador autónomo, deberá estar preparado para encontrarse frente largas jornadas de trabajo.

Esto no sucede cuando trabajas para otra persona, porque se tiene un tiempo de trabajo fijo y, cuando la hora se termina, se vuelve a casa y ya está. En cambio, el trabajador autónomo, como es quien está al frente de su propio negocio, no siempre podrá darse el lujo de solo trabajar unas horas y luego dejarlo.

Pero esto no es del todo malo. De hecho, también es la razón por la cual algunas personas deciden volverse autónomos.

¿Por qué? De seguro os preguntaréis. Pues, porque en un trabajo tradicional se tienen horarios muy rígidos. Siempre se debe asistir al trabajo a una hora y en torno a eso, los trabajadores deben organizar su vida. En cambio, el trabajador autónomo puede adecuar los horarios su propia vida. Con tal cumpla con el trabajo, no importa si un día se sienta a comenzar a trabajar a las 3 de la mañana y otro día lo hace a las tres de la tarde. Así que esto tampoco es un problema que no puede ser superado, y parece más bien una oportunidad de tener un horario flexible.

La inestabilidad

Al asalariado le llega su paga cada mes. Pero la vida del autónomo es un poco más incierta. Algunos meses pueden ir muy bien, mientras que otros pueden ir muy mal. Y esta es una de las razones por las cuales muchas personas prefieren no arriesgarse.

Además, prestaciones por paro o jubilaciones pueden resultar en un gran problema para los autónomos, generando una especie de inseguridad.

Pero, haciendo una correcta administración de tus ganancias, esto no tiene por qué ser un problema. Y puede considerarse incluso una motivación para esforzarse más.

¿Vale la pena volverse autónomo?

Hemos podido vislumbrar algunos de los peros que las personas esgrimen para no volverse autónomos, los considerados problemas clásicos de los autónomos. Pero también hemos visto que todos son superables y que, más allá de una cierta inestabilidad o dificultad para iniciar, si se tiene tesón y perseverancia, estos obstáculos pueden ser fácilmente superados.

Y si necesitáis ayuda, en Gestoría Barcelona, siempre estaremos ahí para todo lo que, como autónomos, necesitéis.

Deja una respuesta